miércoles, 24 de junio de 2015

Encuesta: actitudes hacia la OTAN, Ucrania y Rusia

НАТО на пути к распаду
La empesa norteamericana de investigación Pew Research Center ha preguntado en ocho países de la OTAN por las actitudes sobre los acontecimientos de Ucrania. También se preguntó por la OTAN. En Italia y en Polonia las preguntas fueron formuladas cara a cara. Es decir, en formato de breves entrevistas personales. En EEUU, Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania y España, por teléfono.

Original
Autor: Aleksandr Sítnikov
Traducido por Antonio Airapétov
La encuesta incluye, por tanto, a países que, juntos, suman al 78 % de la población de la alianza, poseen el 88 % del PIB total del Tratado del Atlántico Norte y desembolsan el 94 % de sus gastos en defensa.

En la recogida de datos participaron unas 8 mil personas (aproximadamente mil por Estado). El margen de error oscila, según Pew Research Center, entre los 3,1 y 4,1 puntos porcentuales. Ello apunta a la calidad del trabajo, dado que un resultado así se consigue con muestras aleatorias estratificadas. Es decir, las preguntas se dirigen (o se intentan dirigir) hacia quienes están realmente interesados en el tema. Una muestra aleatoria simple en la que los encuestados son seleccionados por un generador de números aleatorios, da un margen de error de ±10 puntos porcentuales, más o menos.

Los resultados revelan actitudes desiguales entre europeos y norteamericanos respecto a la crisis de Ucrania y la OTAN en tanto que arquitectura de defensa occidental.

Si los italianos, en general, se oponen a cualquier apoyo económico de Kíev, el 66 % de estadounidenses, por el contrario, piensan que es necesario ayudar a la agraviada Ucrania. El mayor número de potenciales filántropos se concentra en Polonia y España. Pew Research Center contabilizó nada menos que un 77 %.

Pero cuando se inquirió a los mismos encuestados por la necesidad de enviar armamento de la OTAN al ejército ucraniano, los resultados, por decirlo de alguna forma, sorprendieron a los expertos. Se pronosticaba que los ánimos antirrusos de Polonia y Estados Unidos arrojarían los mayores índices. Sin embargo, solo el 50 % de polacos y el 46 % de norteamericanos contestaron  a los envíos. Además en EEUU esta relativamente modesta proporción no se obtuvo sino gracias a ciudadanos de tercera edad (56 %), educados en el espíritu de la Guerra Fría. Por el contrario, una mayoría de los jóvenes estadounidenses (54 %) mostraron total oposición al apoyo técnico-militar de Kíev. Y eso pese a la potentísima campaña antirrusa de los medios norteamericanos.

En el resto de los países los ciudadanos son todavía más escépticos sobre el apoyo armamentístico a la Nezalezhna [La Independiente, denominación nacionalista de Ucrania — NT]. Concretamente un 81 % de alemanes declararon que no prestarían apoyo técnico-militar a los ucranianos.

También se preguntó a los encuestados si consideran que Rusia es una amenaza para sus vecinos geográficos. Tampoco aquí el resultado fue el preferido por las élites políticas. Para el gobierno de EEUU, en primer lugar. Solo siete de cada diez polacos afirmaron ver en Moscú una amenaza real. De la misma forma piensan seis de cada diez estadounidenses (59 %).

Para comprender estos datos es necesario destacar la desigual percepción social de Rusia por edades. El 64 % de los norteamericanos de tercera edad siguen creyendo en la agresividad de Moscú, mientras que entre los jóvenes este porcentaje es tan solo del 51 %.

De la misma opinión son la mitad de los británicos (53 %) y de los franceses (51 %). Un 44 % de italianos y un 38 % de alemanes consideran que Moscú bien podría emplear la fuerza contra Estados limítrofes. Pero también en estos países aparece una significativa diferencia en los puntos de vista de los encuestados jóvenes y mayores.

Por lo que se refiere a Alemania, los alemanes orientales profesan mayor lealtad hacia Rusia. El 36 % incuso ve en nuestro país una potencia amiga. Aunque también es cierto que en la parte occidental de Alemania esta opinión no supera el 19 %. Con todo, solo el 28 % de alemanes orientales y el 40 % de los occidentales consideran que Moscú representa una amenaza para sus vecinos. En general, los alemanes preferirían aligerar las sanciones dirigidas contra Rusia.

Pero las mayores discrepancias entre norteamericanos y alemanes se observan en lo referente a la solidaridad en el seno de la OTAN. Aunque la cuestión de la unión defensiva va más allá de la crisis ucraniana, en el contexto de los medidas adoptadas para el apaciguamiento de Rusia, las cuestiones referidas a la alianza parecen completamente lógicas.

Así, a la pregunta de si intervendría en una guerra contra Rusia si un miembro de la OTAN padeciera un ataque por parte del ejército de Putin, solo un 38 % de los alemanes mostraron apoyo personal a las acciones militares. En EEUU se encontró una proporción superior de héroes: el 56 %.

Resulta interesante que el porcentaje de polacos dispuestos a defender a otro país de la OTAN bajo una eventual agresión rusa, fue del 48 %. Algunos más (49 %) fueron los británicos dispuestos a morir por el artículo 5 del Estatuto de la Alianza del Atlántico Norte.

Además el 31 % de los polacos están convencidos de que EEUU no cumpliría con las obligaciones del Tratado, llegado el caso. Y un 20 % no están seguros de que vayan a recibir apoyo de la OTAN si Rusia ataca a Polonia.

Katie Simmons y Bruce Stokes, coordinadores de la encuesta de Pew Research Center, entienden los resultados como una seria amenaza para el futuro de la alianza. Recuerdan que en la sociedad estadounidense no están nada bien vistos las elevadas contribuciones de EEUU en el sistema defensivo de la OTAN (un 73 % del presupuesto de la alianza). A causa de ello, Obama está sometido a permanentes y duras críticas por no ejercer mayor presión sobre los aliados para que aumenten sus gastos militares. No se ha observado una situación parecida desde comienzos de los años 50, el período en que se formó la alianza.

Finalmente solo un 49 % de los estadounidenses muestran un apoyo inequívoco a la organización de seguridad colectiva. Estos números permanecen invariables desde 2013 pero han descendido drásticamente respecto a 2010 y 2011, cuando los convencidos partidarios de la alianza constituían un 54 % de la población de EEUU.

Es probable que, si no fuera por el conflicto de Ucrania, el respaldo social a la alianza en el Nuevo Mundo fuera todavía inferior. Entre los norteamericanos afiliados a partidos, un 56 % de demócratas y tan solo un 43 % de republicanos mantienen una opinión favorable a la OTAN.

El informe de Pew Research Center también habla de rusos. Según sus datos, ocho de cada diez ciudadanos de Rusia tienen una opinión de lo más negativa sobre EEUU (81 %) y la OTAN (80 %). «Además esta animadversión se ha recrudecido en los últimos años», afirman Katie Simmons y Bruce Stokes.

Solo un 15 y un 12 %, respectivamente, mantienen actitudes positivas hacia dichas entidades occidentales. Además un 31 % de los ciudadanos de la Federación Rusa considera que la OTAN representa una amenaza real. Si bien uno de cada diez considera que la alianza no es un verdadero enemigo para Rusia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada