lunes, 13 de abril de 2015

Rusia & Испания, en números и цифрах

Estreno sección: Rusia & Испания, en números и цифрах. La intención es ir actualizando y desarrollándola, especialmente en los temas más sociológicos.

Fuente de gráficos y datos

Por el momento, aquí algunas primeras comparativas:



Pese a ser 34 veces más grande y tener tres veces más población, Rusia tiene un PIB solo en un 50 % superior al de España, lo que se traduce en que la renta per capita rusa es prácticamente la mitad de la española. Y antes la relación era aún más desigual: de hecho, Rusia no se empezó a recuperar de la profunda depresión en que se hundió tras el desmantelamiento de la URSS hasta la década de los 2000 (coincidiendo con la llegada de Putin al poder) y es solamente a mediados cuando su crecimiento se acelera y empieza a recortar distancias con los países occidentales. El estallido de la crisis global afecta a Rusia de forma bastante más drástica que a España en un primer momento, mientras esta entra en un duradero estancamiento, aquella se recupera y retoma el crecimiento casi enseguida. En 2013 ambas economías tenían un crecimiento muy parejo.

Sin embargo, en ese mismo año, España padecía un recorte del 3 % en el gasto público, mientras que Rusia aún lo estaba aumentando. Se puede afirmar que a estas alturas ya se ha producido un cambio en esa tendencia.



Las crisis españolas siempre se han traducido en deuda pública disparada y paro. Actualmente supera los 22.000 € per capita. Por el contrario, una de las características del crecimiento ruso en los 2000 ha sido el importante superávit que, al empezar la crisis, se tradujo en un déficit siempre más contenido que el español.


El paro, que también llegó a alcanzar cotas muy importantes en Rusia a finales de los 90, se estabiliza a mediados de los 2000 en el nivel actual y el empleo reacciona con menos sensibilidad a las crisis que en España, donde ahora se encuentra en los mayores niveles de su Historia.


La bestia negra de Rusia, por el contrario, es la inflación. Mientras esta se halla controlada en España desde hace décadas (hasta el punto de que esta última crisis ha provocado deflación), Rusia llegó a tener hiperinflación en los 90, supo controlarla relativamente, pero reacciona con un desplome en el valor del dinero a cada crisis, como lo demuestra el crecimiento del IPC en un 16,7 % en febrero de 2015.

En todos los rankings económicos, tanto de las agencias de calificación como del Foro Económico Mundial, España aparece algo mejor posicionada que Rusia.


La balanza comercial de Rusia arroja un superávit crónico, mientras que la de España, un crónico déficit.



La importancia de las exportaciones para la economía española es creciente, mientras que para Rusia, aún siendo superior, es decreciente a lo largo de los 2000, pese a la alta dependencia de los hidrocarburos. Respecto a la importancia relativa de las importaciones, es bastante superior para España.



El peso de Rusia en el comercio internacional ha sido creciente en términos de importaciones brutas, hasta alcanzar un nivel parejo al de España. Las exportaciones brutas rusas, sin embargo, superan por mucho a las españolas a partir de mediados de los 2000.


El gasto público ruso es un poco superior al español en términos absolutos pero siempre muy inferior en proporción de PIB y menos de la mitad en términos per capita.




La composición del gasto público en Rusia y España arroja importantes diferencias. La sanidad mantiene un peso relativo muy bajo en Rusia, lo mismo que pasa en España con la educación. Sin embargo, en ambos campos el gasto per capita español es aproximadamente tres veces superior al ruso. Por el contrario, el gasto en defensa es inequívocamente superior en Rusia en comparación con una España que repudia ideológicamente el militarismo desde el fin del régimen franquista, por un lado, y se encuentra bajo la protección del paraguas de la OTAN, por el otro. El resultado es un peso relativo de la defensa muy superior en Rusia y un gasto per capita más del doble del español.


La percepción de la corrupción mejora en la España de la segunda mitad de los 90, con la primera victoria del PP, y desde entonces no retrocede a niveles anteriores, ni siquiera bajo la influencia de la reciente avalancha de escándalos. En todo caso, permanece en el puesto 60 del mundo, rezagada de la mayoría de los países desarrollados. La percepción rusa de la corrupción es en todo momento superior, a mucha distancia de la española. Actualmente Rusia sigue, a pesar de una leve mejoría, entre los 50 países más corruptos del mundo.


Tanto Rusia como España entraron hace años en una crisis demográfica que para España continúa plenamente vigente con 1,21 hijos por mujer, mientras que para los rusos parece haberse revertido. Los datos, de todas maneras, moderan su optimismo demográfico, dado que la fecundidad sigue muy por debajo del nivel de reemplazo con 1,71 hijos por mujer.


La confluencia del desarrollo y el clima ha hecho que España disfrute de la cuarta esperanza de vida más larga del mundo. Todo lo contrario que Rusia, siempre por debajo, pero actualmente, además, recuperándose de la brutal crisis que trajo consigo el fin de la Unión Soviética. Desde comienzos del s. XXI parece, de todas maneras, haber entrado en una vía de recuperación.


La cuestión de la conflictividad excede por mucho este ámbito. Baste para introducir la cuestión señalar que el Índice de la Paz sitúa a Rusia y España en polos opuestos. A modo de ejemplo de variables que se tienen en cuenta para dicho índice es la tasa de homicidios, por las nubes en Rusia, y eso a pesar de importantes descensos en los últimos años.


Interesante observar como la tasa de nupcialidad desciende paulatinamente en ambos países hasta comienzos de siglo, cuando Rusia entra en una deriva conservadora y la variable experimenta un importante aumento, mientras en España continúa bajando. El correlato natural de la tasa de nupcialidad, dicho sea de paso, es la tasa de divorcios, muy superior también en Rusia que en España.


Por último, en el ránking de la brecha de género ambos países se encuentran perdiendo posiciones desde hace años, siempre con un estado de la igualdad mucho más positivo en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada