martes, 5 de julio de 2016

La Iglesia Ortodoxa critica la prohibición de pegar a los niños


La Comisión para Asuntos de la Familia, Protección de la Maternidad y la Infancia del Patriarcado de Moscú manifestó su honda preocupación por la adopción de enmiendas al Código Penal que prohíben pegar a los niños. Los representantes de la Iglesia Ortodoxa Rusa temen que estas modificaciones podrían alcanzar incluso a buenos padres.

Original


«Esto puede conducir a la persecución penal de buenos padres (con imposición de penas de hasta dos años de privación de libertad) por cualquier recurso, incluso moderado y razonable, a castigos físicos en la educación de los niños», — afirma la declaración de la Comisión publicada en la web de la Iglesia. «Además, según se deduce de la ley, otras personas extrañas no se harían penalmente responsables de la misma forma por las mismas acciones dirigidas contra el niño», — subraya la Comisión.

La nueva norma de la ley, según los representantes de la Comisión, «no tiene justificación moral ni fundamento jurídico». La Iglesia considera que «se dirige contra la familia y el concepto de la patria potestad vigente en la cultura rusa, es discriminatoria, contraria a los principios básicos de una política pública familiar sana», así como que «no tiene presentes los tradicionales valores morales y familiares de la sociedad rusa».

«No cabe duda de que los niños deben, efectivamente, ser protegidos de las acciones criminales, independientemente de su autor y especialmente en casos de violencia criminal, — señalan desde la Iglesia. — No hay, sin embargo, ninguna razón para equiparar dichos maltratos delictivos con la aplicación razonable y moderada de castigos físicos en la educación de un niño por parte de unos padres amorosos».

La Comisión reclama insistentemente «a todos los legisladores, representantes de los poderes públicos y organizaciones sociales preocupadas por la protección y el futuro de la familia rusa y de nuestra Patria» la adopción de todas las medidas posibles dentro el marco legislativo vigente para excluir de la legislación rusa toda posibilidad de que los padres puedan ser sometidos a persecución penal o de otro tipo por una aplicación razonable y moderada de castigos físicos que no causen daños a la salud de los niños en su proceso educativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada