martes, 8 de abril de 2014

La soberanía preposicional de Ucrania

Uso histórico de la preposición /в/ con la palabra /Украина/ ("Ucrania")
No es ningún secreto que las rivalidades identitarias se extienden como una mancha de aceite a todos los terrenos, y el lingüístico suele quedar, si no en primera, al menos en segunda línea de fuego. Pero rara vez el debate se emprende por el uso de una u otra preposición.


Uso de la preposición /в/ entre 1990 y 2008
El caso es que en ruso existen sustantivos con los que se utiliza la preposición /в/ y otros con los que se utiliza la preposición /на/. Ambas significan lo mismo ("en" o "a") y no existe ninguna regla que aprender: los niños y los extranjeros se ven obligados a memorizar qué palabras van acompañadas de la una y cuáles de la otra. De la práctica, se deducen algunas tendencias que remiten a significados ancestrales, aunque sin ninguna sistematicidad y plagadas de excepciones. Una de esas tendencias es utilizar, por ejemplo, con las islas o las regiones comúnmente /на/, pero con los Estados, /в/.

Entre los pocos Estados no insulares ni peninsulares con los que se utiliza /на/ es /Украина/, "Ucrania". La razón es que la raíz eslava de la que proviene significa "frontera", "límite", "periferia", y la preposición que acompaña a la palabra rusa "periferia" es /на/. Pues bien, en 1993, con Ucrania recién independizada, su gobierno se dirigió al Instituto de Lengua Rusa (el equivalente ruso de la RAE) con la demanda de reconocer la legitimidad del uso de /в/ "con el fin de ratificar lingüísticamente la condición soberana del país".

El uso de la palabra /украйна/ está registrado desde el s. XII y se refiere a tierras fronterizas de la Rusia Antigua, independientemente de su localización. La Ucrania actual se llama en aquel entonces "Rusia Menor" y lo que es ahora Rusia, "Rusia Grande", en el mismo tipo de yuxtaposición que existió entre Magna Grecia y su metrópoli griega, dado que el principado de Kíev es considerado la cuna medieval de la cultura rusa.

Por primera vez /Украина/ se empieza a aplicar a esa "Rusia Menor" en el s. XVI, cuando el territorio constituye la frontera sur del Reino de Polonia (en polaco, /kraj/). Por tanto el topónimo en sí provendría del polaco, no del ruso. Los datos disponibles indican, asimismo, que /в/ y /на/ se utilizan indistintamente en aquellos siglos: no parece que para las gentes de entonces las preposiciones tuvieran la carga ideológica que tienen ahora. Pero en el imperio ruso tardío y con la fuerte estandarización lingüística llevada a cabo en la Unión Soviética el uso de /на/ se vuelve ampliamente dominante, quizá reflejando una tendencia política o social.

Actualmente la norma académica rusa sigue manteniendo /на/ y los editores ruso-ucranianos utilizan sistemáticamente /в/. A los apologetas del /на/ no les importa lo más mínimo que clásicos rusos como Gógol, Tosltói o Chéjov hubieran utilizado /в/. Y los defensores del /в/ pasan deliberadamente por alto que /на/ se utiliza incluso con /Русь/ (la Rusia Antigua, la madre de todas las Rusias) y por tanto difícilmente tiene una connotación anti-identitaria. Y por tanto siguen debatiendo incansablemente en los parlamentos y las redes sociales si lo uno menoscaba la soberanía ucraniana o lo otro supone una violación de la lengua rusa. Así como el extremo por el que se debe empezar a cascar el huevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada