martes, 13 de diciembre de 2011

¿Quién camina por la derecha?


Andrey Kompaneyets, Zhanna Ulyánova
Traducción: Antonio Airapétov
El gobierno en la sombra [la alternativa de gobierno que propone la oposición extraparlamentaria de derechas en Rusia – NT] se dispone a seguir a Mijaíl Prójorov hasta el Kremlin. Pero tras el descalabro de Causa Diestra su equipo mantiene algunas cuestiones pendientes por resolver con el oligarca.
[Las recientes protestas en Rusia abren la posibilidad de que se produzca una alternancia en el poder. Pero, en caso de desmoronamiento de Rusia Unida, es probable que la sucesión, paradójicamente, no corra a cargo del principal partido de la oposición, el Comunista, sino de otra formación de derechas. Esta opción además facilitaría el consenso y una transición no traumática para la clase actualmente dominante. De ahí la importancia de observar los movimientos que se están produciendo en la derecha extraparlamentaria rusa - NT].

Ayer Mijaíl Prójorov explotó el espacio informativo anunciando su intención de aspirar al primer sillón del Estado. “He tomado una decisión, probablemente la decisión más importante de mi vida: me voy a presentar a las elecciones presidenciales”, –dijo Prójorov en la conferencia de prensa del lunes.- “Me espera una ingente y difícil labor: reunir las firmas y registrarme.”
Las circunstancias que rodean el ruidoso anuncio son demasiado extraordinarias para considerarlo como una simple decisión de convertirse en aspirante presidencial.
En primer lugar, tras las manifestaciones de la plaza Bolótnaya era necesario distraer la atención de los “ciudadanos enfadados”, descontentos no sólo con el poder, sino también por la ausencia de un líder al que estarían dispuestos a seguir. Ahora este hombre ha aparecido.
Además ayer mismo se publicó una entrevista con el ex ministro de finanzas, Aleksey Kudrin que recordaba con cariño a Prójorov y se extrañaba por el ruido con el que la administración presidencial forzó su salida del partido Causa Diestra [CD – NT]. Y asimismo anunciaba su intención de crear un nuevo partido de derechas.
Sin duda alguna, ahora la epopeya del autoproclamado candidato Prójorov se convertirá en la historia número uno en internet y en las redes sociales, atrayendo la atención que se prestaba, hasta el momento, a la manifestación de Bolótnaya. Para algo su imagen de implacable opositor del sustituto del jefe de la administración Vladislav Surkov convierte a Prójorov en un candidato destacado e independiente.
La escandaolsa retirada de Mijaíl Prójorov de la escena política en buena medida le ayudó a deshacerse, tal como lo explicaba Trud, del tufo a Kremlin. Muchos se apresuraron a contarlo entre los opositores.
También ahora los antiguos rivales irreconciliables de Causa Diestra de repente olvidan sus discrepancias. El cabeza del partido en funciones Andrey Dunáyev ayer se apresuró a anunciar que CD no se cierra a la posibilidad de apoyar al multimullonario: “Sinceramente deseo creer que ésta ha sido una decisión personal suya. Si así se confirma, le apoyaremos.” Es decir, si antes del 15 de diciembre –fecha en que la documentación debe ser presentada a la Comité Electoral Central- CD vuelve con el multimillonario, automáticamente se habrán disipado todas las sospechas. Porque ya nadie se acuerda de que el propio partido fue creado para las elecciones presidenciales de 2008, cuando ni se disimulaba su origen gubernamental.
De todas formas, el pueblo, deseoso de renovación, creerá en la autonomía de Prójorov. No sólo eso: ya le han creído algunos de sus antiguos compañeros. Se dispone a prestar su apoyo a Prójorov el economista Vladislav Inozémtsev: “Aunque tengo algunas preguntas que hacerle con respecto a sus antiguos errores. Primero: ¿por qué él, al igual que la vez anterior, anuncia sus intenciones políticas antes de haber definido su programa? Y segundo: ¿de qué margen de autonomía goza respecto al Kremlin?” –pregunta Inozémtsev. Y recuerda que Prójorov le había encargado la parte económica de su programa pero posteriormente la rechazó y esta fue adoptada por CD.
Han confirmado para Trud su disposición a apoyar al multimillonario el periodista Aleksandr Lubímov (si bien desconoce si le invitarán a participar en el cuartel central de la campaña) y la cabeza de la Biblioteca de Literatura Extranjera Ekaterina Guéniyeva que antaño se estuvo preparando para ser ministra de cultura en el gobierno en la sombra de Prójorov. Ambos están dispuestos a entregarle su voto e incluso a aportarle ideas para la plataforma presidencial.
Otro hombre tradicionalmente atribuido al equipo de Mijaíl Prójorov ha mostrado cautela respecto a los planes del multimillonario de convertirse en el amo del Kremlin. El ex vicepresidente del Banco Central Serguey Aleksáshenko (que llegó a asesorar a Prójorov en cuestiones económicas) todavía no está preparado para tomar una decisión sobre su eventual apoyo, dado que “desconoce su programa”. “No lo sabía ni me lo imaginaba”, declaró respecto a la decisión de Prójorov de postularse. “Pienso que hace una semana no se lo imaginaba ni el mismo Prójorov. Para mí, se trata de la respuesta de las autoridades a la manifestación del 10 de diciembre”, -afirmó Aleksáshenko a Trud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada