miércoles, 25 de enero de 2012

La siembra en el monte de los milagros

20/01/2012
Aleksandr Protsenko
Traducido por Antonio Airapétov
El original

[El monte de los milagros hace referencia al monte supuestamente mágico en que Pinocho, a instancias de unos timadores, enterraba sus monedas de oro pensando que así crecería más dinero - N. del T.]

El Ministerio de Finanzas de Rusia prevé el ingreso de un excedente de más de 1,09 billones de rublos [unos 27 mil millones de euros - N. del T.] en el Fondo de Reserva (FR), procedente de los ingresos de gas y petróleo de 2011.

En realidad, la población no debió haberlo sabido. Ya en abril de 2010 el primer ministro Vladímir Putin firmó una disposición que clasificaba la información referente a gastos e ingresos del FR de Rusia y del Fondo de Bienestar Nacional (FBN), al menos hasta el 1 de febrero de 2012. No solo eso: también se vetó, hasta el 1 de enero de 2013, la publicación de las cuantías y de las prioridades del gasto de los ingresos de gas y petróleo en la web del Ministerio de Finanzas. Muchos destacados economistas sospecharon por aquel entonces que el dinero se acabaría invirtiendo algo raro, en algo irracional.

Pero los tiempos cambian y hoy el poder procura ser más transparente para el pueblo que dirige. Y así es como el público ha sabido que, a finales de 2012, la cantidad acumulada en el FR deberá alcanzar los 2,22 billones de rublos [unos 54,8 mil millones de euros - N. del T.], los 2,81 billones [69,4 mil millones de euros - N. del T.] para finales de 2013, y 3,95 billones [97,5 mil millones de euros - N. del T.] en 2014. El FBN deberá crecer, entre 2012 y 2014, de los 2,66 a los 2,8 billones de rublos [de 65,7 a 69,1 mil millones de euros - N. del T.] (actualmente ya cuenta con 2,794 billones [69 mil millones de euros - N. del T.]).

A modo de comparación: con anterioridad a la última crisis, en enero de 2008, el Fondo de Estabilización (que posteriormente fue dividido en los actuales FR y FBN) contaba con 157,38 mil millones de dólares (3.851,8 mil millones de rublos) [120,92 mil millones de euros - N. del T.]. Estos fueron suficientes para afrontar las exigencias presupuestarias en un momento de declive económico. E incluso para rescatar del foso del endeudamiento a algunos de los ricachones rusos de la lista de Forbes.

Hace un año, el ministro de Finanzas (ahora ya ex ministro), Aleksey Kudrin, proponía multiplicar el monto del FBN casi por 10 (aumentándolo en casi 25 billones de rublos [617,3 mil millones de euros - N. del T.]), con los ingresos de las privatizaciones de varias grandes empresas estatales, para garantizar por muchos años la estabilidad del sistema de pensiones del país.

Pero Kudrin ya no forma parte del Ejecutivo y todo apunta a que las dos huchas del gobierno volverán a emplearse para rescatar la economía nacional, en esta ocasión de la segunda oleada de la crisis global. Es por ello por que el Ministerio de Finanzas ruso tiene la tarea de llenar más que la última vez el FR y el FBN.

¿Es eso bueno o malo? Los expertos de Trud no se ponen de acuerdo. Todo depende de los objetivos finales que persigue el poder. Si el objetivo es mantener la estabilidad actual, las medidas adoptadas son apropiadas. Pero si el país se va a enfrentar al reto de un desarrollo acelerado por la vía de la innovación, en tal caso, caben medidas alternativas.

Hoy los Fondos soberanos de reserva semejantes al ruso existen sólo en países poco desarrollados o en vías de desarrollo que dependen poderosamente de factores coyunturales -normalmente de los precios de las materias primas. A este grupo es al que Rusia pertenece a los ojos de la comunidad internacional...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada